Córdoba

En un mes, EE. UU. perderá más vidas que en la guerra de Vietnam

Solo durante los próximos 30 días, el covid-19 matará a unas 60.000 personas en Estados Unidos, que son más que todas las que murieron durante toda una década de participación en la guerra de Vietnam.

O, para aproximarlo, casi el doble de las que han muerto en Colombia desde que arrancó la pandemia. Así de graves están las cosas en este país, donde esta semana se batieron todos los récords de decesos (3.347 en un solo día), contagios y hospitalizaciones.

Y se pondrá peor. De acuerdo con Robert Redfield, director del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés), son tasas que se van a sostener por al menos tres meses y que podrían añadir otras 200.000 fatalidades a las 300.000 que ya se han registrado.

Es decir, medio millón de muertes en solo un año. “La situación es muy complicada. Diría que estamos ante la emergencia sanitaria más aguda de toda nuestra historia”, afirmó Redfield.

Al delicado momento se le ha sumado el tremendo estrés al que está siendo sometido el sistema hospitalario del país. Según estadísticas del Departamento para los Servicios Humanos y de Salud, el treinta por ciento de los centros médicos del país han desbordado su capacidad para atender pacientes en sus Unidades de Cuidados Intensivos. Y eso es sin contar la ola de hospitalizaciones que está por llegar como consecuencia del puente del Día de Acción de Gracias, cuando millones de estadounidenses desafiaron las recomendaciones de confinamientos y optaron por visitar a sus seres queridos. O la que está por llegar ahora que se acerca la Navidad.

Y ya no es solo la falta de camas o equipos médicos en hospitales. A lo largo de todo el país se ha comenzado a registrar escasez de doctores y enfermeros, que después de meses de vivir bajo el estrés de la pandemia han comenzado a tirar la toalla.

Viajes en el Día de Acción de Gracias en EE. UU.

Se estima que 50 millones de personas viajaron en diferentes medios de transporte por el Día de Acción de Gracias. En la foto, el aeropuerto de San Francisco.

Foto:  JOHN G. MABANGLO. Efe

“Dan ganas de llorar. Recibo pacientes que se están muriendo, pero niegan que el covid-19 existe y dicen que es solo un invento de sus opositores políticos. Es desmoralizante”, sostiene Diane Kenkel, una enfermera de Dakota del Sur, donde el covid-19 hace estragos.

En gran parte, esa es una de las razones por las que la pandemia está fuera de control en el país. Casi la mitad de sus habitantes, según encuestas recientes, no creen en el uso de tapabocas o en el distanciamiento físico para controlar su propagación. O piensan que fue una fabricación de los demócratas para hundir la reelección del presidente saliente, Donald Trump. Un mito que fue estimulado por el propio mandatario y luego recogido por autoridades republicanas en muchos estados. De hecho, si bien esta segunda oleada de covid-19 ha inundado a todo el país, los casos más graves se están presentando en zonas rurales y estados controlados por miembros de este partido.

De 35.000 contagios diarios durante el peor momento de la primera ola se ha pasado a más de 200.000 actualmente. Y con esa base es casi imposible poner la pandemia en cintura.

“Según una encuesta reciente de la agencia AP, solo un 47 % de los estadounidenses dicen que se pondrán la vacuna una vez esté disponible”.

Pese a todo, las malas noticias de esta semana llegaron acompañadas de una buena cuando la junta que asesora a la Administración de Comidas y Alimentos de EE. UU. (FDA) dio su visto bueno a la vacuna producida por Pfizer. Y el viernes en la noche la agencia dio la orden para que se comience a distribuir por todo el país. El presidente Trump prometió vía Twitter que las primeras dosis serán administradas “en menos de 24 horas”.

Pero aquí hay otro problema que emana de la misma campaña de desinformación que desplegó Trump, que se pasó meses minimizando la letalidad del covid-19. Según una encuesta reciente de la agencia AP, solo un 47 por ciento de los estadounidenses dicen que se pondrán la vacuna una vez esté disponible. Otro 27 por ciento no sabe si lo hará y un 26 por ciento se opone de manera rotunda a dejarse pinchar el brazo.

“Si solo el 50 por ciento de la gente se vacuna, eso dejaría a 165 millones de personas expuestas a un virus que seguirá matando gente por varios años más. La tarea ahora es convencer a la gente de que son seguras y de que el regreso a la normalidad, en buena parte, depende de que todos nos la pongamos”, dice Michal Tal, experta en inmunología de la Universidad de Stanford.

Compartir en




La entrada En un mes, EE. UU. perderá más vidas que en la guerra de Vietnam se publicó primero en Río Noticias.