Córdoba

Los nefastos e inefables (*) que se las dan de ‘líderes políticos’ de este país

No me cabe duda que a la fecha de hoy, cuando se escribe esta columna, los que se hacen llamar ‘líderes políticos’ no son más que unos desalmados, hipócritas, indolentes, aprovechados y doble moral.

Hoy, que a Córdoba nuevamente la tienen arrodillada los grupos al margen de la ley, olvidemos qué dice el brazalete que lleven, hoy nadie dice nada. Simplemente montan el CIRCO de siempre: Viajar con un poco de aburguesados y obesos generales y coroneles a anunciar las famosas operaciones militares “en busca de desmantelar estas estructuras criminales que tanto daño le han hecho al país. ¡No nos detendremos! El Estado hará presencia y devolverá la paz y tranquilidad a estas golpeadas regiones de Colombia”.

Ya hasta sus declaraciones son un lugar común, o lo que es peor, un vulgar sonsonete.

Bueno, entonces bautizan la operación con un mitológico animal o suceso. Por ejemplo: ‘Minotauro’ ‘Fénix’, ‘Hidra’, ‘Leviatán’, ‘Centauro’ y demás. Cuando ‘perratean’ todos estos nombres se van a personajes: ‘Hércules’, ‘Medusa’, ‘Aquiles’, ‘Neptuno’, ‘Prometeo’. Después siguen con un poco reptiles: ‘Anaconda’, ‘Cobra’… todavía no han llegado a la ‘Mapaná, Rabo Seco’, que sería bastante original.

Pero sigamos.

Los grupos al margen de la ley, después de estas bravuconadas se repliegan y mandan de permiso a casi todos sus patrulleros hasta que ‘baje la calentura’.

Por su parte las Fuerzas Militares comienzan a patrullar y a realizar operaciones ‘helicoportadas’ que no arrojan nada. A las pocas semanas se van y los comandantes de las bandas al margen de la ley mandan a llamar a sus combatientes y les ordenan desenterrar el fusil y el uniforme. Y comienza una cacería para saber cuál fue el campesino al que se le fue la lengua o estuvo muy amistoso con los militares.

Los de las bandas aprovechan esta situación para amedrentar más a la población, que no son otra cosa que verdaderamente HUMILDES CAMPESINOS tirados por un Estado indolente y por sus ‘líderes políticos’ a estos criminales, quienes vienen y asesinan a mínimo tres personas, para que el resto del pueblo ‘afine’… y afina.

La realidad de Córdoba es que es un corredor estratégico para sacar miles de toneladas de cocaína mensualmente. Y es un negocio donde ya hay narcotraficantes que ni conocen la droga ni las matas de coca. Pero sí conocen muy bien a esos grandes ejecutivos, banqueros y brokers que les lavan miles de millones de dólares.

A mí no me vienen con el cuento de que ‘Otoniel’ es el amo y dueño de esto. ‘Otoniel’ es hoy en día un trabajador de gente más poderosa y de personajes con muchos tentáculos en la política, el Ejército, la Armada, Fuerza Aérea y la Policía Nacional. Pueden agregar Fiscalía.

Hay Servidores Públicos que piensan de esta manera: “Si los de arriba viven robando, para qué nos vamos a hacer matar y darnos de héroes”.

Hoy se aplica algo así como no mires para allá, no preguntes y coge. Hoy están de moda los ‘embarques controlados’, pero no para hacer capturas y llegar a una operación internacional. Hoy es, te dejo salir esto, pero me das unos cargamentos para mostrar resultados.

Y por eso hoy Córdoba es una ficha necesaria e indispensable en este ‘ajedrez del narcotráfico’.

El narcotráfico tiene una particularidad, que se corre de donde lo estás persiguiendo. Los antioqueños, no sé quién dio la orden pero estaban vivos Carlos y Vicente Castaño Gil, se dieron a la tarea de sacar al narcotráfico del Oriente Antioqueño y de la zona de recreo de San Jerónimo.

¿Para dónde se corrió?

¡Para el Bajo Cauca!

¿Quién controlaba el Bajo Cauca?

Lo controlaban Ramiro ‘Cuco’ Vanoy y Carlos Mario Jiménez, ‘Macaco’. Y un socio poderosísimo de este último, que llegaron a decir que era más poderoso que él: ‘Memo Fantasma’.

Y hasta donde ha llegado, ‘Memo Fantasma’ demostró que era más poderoso, o al menos, más inteligente.

Pero sigamos.

Al correrse el narcotráfico para el Bajo Cauca, ¿por dónde tenía que salir la droga? Por dos zonas: El Urabá antioqueño o Córdoba. Y así fue, por muchos años, sin ningún problema.

Vino el sometimiento y traición de Álvaro Uribe Vélez a las AUC y llegó el problema. ¿Recuerdan que se vino una guerra entre varias bandas al margen de la ley por tomarse el control de esos corredores?

Ya los antioqueños habían solucionado su problema. Sus zonas de recreo y riqueza estaban por fuera del área del narcotráfico, les importaba un c… carajo que se corriera para el Bajo Cauca y Córdoba.

Y las autoridades, en cabeza del Estado, siendo presidente Uribe, no siguieron persiguiendo al narcotráfico. ¿Por qué? porque se le iba a correr entonces para las costas de Cartagena, Atlántico y La Guajira. No meto a Sucre, porque Coveñas y El Francés ya tenían dueño en el narcotráfico (Y deben de tenerlo aún hoy en día).

Entonces lo dejaron estacionado en el Bajo Cauca, Urabá, Córdoba y Sucre.
No me vengan a decir que no se acuerdan que Córdoba llegó a tener los más altos índices de personas asesinadas en 2007, 2008, 2009, 2010, 2011. Aclaro, sicariados. No es lo mismo un homicidio en un robo que se salió de control, que salir a sicariar. Que esto quede claro. ¡NI SIQUIERA en las épocas más crueles de la violencia en Córdoba se llegó a esos niveles de crimen!
Hubo una dependencia en la Gobernación de Córdoba, llamada el ‘Observatorio del Crimen’, que llevaba día a día esta sangrienta estadística. Y desde Bogotá presionaron para cerrarla.

Esto me hace recordar a esos comandantes de Policía, en aquellas épocas de paramilitarismo puro, en donde les rogaban a los jefes de Autodefensas que no les “tiraran a los muertos en la ciudad”. Aquí con el observatorio fue algo parecido: ‘No me saquen esa estadística’.

Entonces, Córdoba se quedó con toda la guerra que estalló entre todas las bandas al margen de la ley por el control de los dos corredores para sacar la cocaína. Se quedó con los muertos… y puso centenares también. Se quedó con las viudas y huérfanos. Se quedó con la fama de tierra violenta y narca. Y se quedó con una falsa fama de que un presidente de los paisas (pero no los de la banda) hizo de todo por salvar a Córdoba.

¡Hoy estamos igual!, con lo que pasa en el Sur de Córdoba. Pero estos hechos son usados para satanizar los acuerdos de paz con las Farc y a la izquierda, pero no para buscarle una salida DEFINITIVA AL PROBLEMA DEL NARCOTRÁFICO EN CÓRDOBA.

Yo creo que hoy es fácil. Con la cercanía de la Vicepresidenta, por medio de su esposo, a ‘Memo Fantasma’ se puede llegar a una salida. Creo yo. Como hoy están de moda ‘Todas las formas de lucha’, podríamos aplicar ‘todas las formas de solución’.

Vean esta hipocresía y doble moral con Córdoba.

Se pueden imaginar ustedes que la Vicepresidenta de este país fuera de Córdoba y tuviese el mismo escándalo, ¿Qué hubiese pasado? Que fuera demócrata, nada de izquierda. ¿Qué hubiese pasado?

Nadie está poniendo en duda si es una gran dama o no. Aquí el punto es que Colombia ha puesto una gran cuota de grandes hombres que se enfrentaron al narcotráfico, para que hoy una Vicepresidenta del Centro Democrático no RESPONDA POLÍTICAMENTE por todos estos hechos que la acercan a ‘Memo Fantasma’.

Vicepresidenta Ramírez: El narcotráfico está acabando con la gente buena y campesinos de la zona rural de Córdoba, y su familia en negocios con el narcotráfico. ¿De qué moral pueden hablar Ud. y ese Centro Democrático?
Estamos viviendo la COOPTACIÓN del Estado por parte del Centro Democrático en cabeza de un desdibujado, dizque ‘líder político’, que está llevando este país a la perdición en el odio, junto al otro que está en la parte zurda o siniestra.

En una entrevista que me concedió ese gran consultor Antonio Sola, quien ha llevado a la presidencia a más de 15 presidentes en tres o cuatro continentes, me dijo: “¿A qué han llevado las ideologías en los últimos 5 años a los países? A nada. Hay que desprenderse de las ideologías y los colombianos de todas las generaciones nuevas construir un país sin ideologías, sino de colombianos”.

¿Se podrá?

Bueno, yo soy esclavo de la esperanza y del amor.

Alargo el punto final de esta extensa columna para invitar a los colombianos a que esta pandemia no siga destruyendo lo bueno que todos tenemos. Y que no dejemos que esos mal llamados ‘líderes políticos’ la sigan utilizando para destruir nuestros más bellos sentimientos.  

Para terminar. Hasta cuándo los cordobeses, por estar lamiéndole el sucio talón de los zapatos a cuanto político paisa o cachaco se aparezca, para que les dé un puesto en Bogotá, un cargo diplomático, un contrato, una concesión o unos votos, van a ignorar que nuestra Córdoba, ELLOS, se la han entregado a la violencia y al narcotráfico. No lo hicieron por un Decreto. Lo hicieron de la manera más perversa, que nos hace cómplices -pasivos o no- mirando para otro lado, ejemplo que calca al dedillo cualquier por lo que como todo buen sumiso y entregado

* “Inefable es un adjetivo que puede expresar (…). También se usa para describir algo extremadamente desagradable como en el caso de un trauma inefable o una inefable compañía”. Tomado de:  https://www.significados.com/inefable/

—//—

Para Que Conste. A todas las personas de Córdoba que están poniendo una cuota de muertos en esta PANDEMIA, que ya no es una mera estadística, como lo reconoció acertadamente @JCGossain sino que ya esas cifras están tocando nuestro corazón, con familiares y amigos, todas nuestras Condolencias y Solidaridad. Que ese Dios, como lo quieras llamar; la Vida, el Universo, los Astros, el Cosmos, te retribuyan en Paz, Tranquilidad y Aceptación ese familiar o amigo o vecino que se llevó. Un largo ABRAZO, así estén prohibidos.

Para Que Conste. Solo voy a transcribir este Tuit del eminente Doctor Remberto Burgos de la Espriella: “Córdoba y Montería incendiadas por pandemia. Nuestro Cuerpo de Bomberos de primera línea, los Médicos Intensivistas renuncian, pues la Clínica La Esperanza – Evaluamos IPS, no les paga desde hace 13 meses. Cómo es posible qué se permita esto. Señores empresarios de la salud, cumplan”.

Para Que Conste. Con todo el debido respeto, porque no me gusta decirle a nadie qué debe leer, pero esto lo hago con todo afecto, que es una bella excepción: Debes leer este artículo. Gracias.