Noticias

El gobierno de ‘Chofy’ Jattin cada día va de mal en peor

De mal en peor han calificado los habitantes de Lorica, la gestión realizada por su alcaldesa Nancy Patricia ‘Chofy’ Jattin, quien no solo ha sido criticada por dejar obras inconclusas en el municipio o por el olvido en que tiene a algunos de los sectores más necesitados de esa localidad, sino que ahora, también resulta ser la culpable del cierre del matadero municipal.

La medida anterior fue tomada por el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, toda vez que el sitio no cumplió a cabalidad las 66 acciones a las cuales se había comprometido en relación a la reglamentación sanitaria en términos de condiciones infraestructura, documentos estandarizados, procedimientos operativos y estandarizados.

Cabe resaltar que, este lugar contaba con una autorización sanitaria provisional la cual debía cumplir con lo convenido en el decreto 1.500, el cual reglamenta el derecho de inspección oficial en plantas de beneficio animal.

No obstante, el cumplimiento de esa norma jurídica no se dio, por lo que el Gobierno Nacional emitió el decreto 1282, que permitió dar un tiempo de hasta dos años a diferentes municipios y a las plantas de beneficio para que cumplieran con la reglamentación y los requisitos estipulados en el decreto 1.500.

En este orden de ideas, el municipio de Lorica presentó las acciones (66 en total) que debía desarrollar en el marco de esos dos años, no obstante, ninguna de ellas las llevó a cabo. En tal sentido, la alcaldesa ‘Chofy’ Jattin hizo caso omiso y no habría brindado las garantías suficientes para que el matadero municipal de Lorica cumpliera con los requisitos sanitarios lo cual conllevó al cierre definitivo del mismo.

La Lengua Caribe, consultó a un experto en el tema y manifestó que el decreto 1282 establece que si al primer año cumplían con el 50% de las actividades, el cual corresponde a 33 acciones, se le prorrogaba un año más para que cumplieran con el otro 50%, sin embargo, pasó el tiempo estipulado por la ley, es decir, los dos años, y no llevaron a cabo ninguno de los requisitos adquiridos.

Por tal razón, el Invima realizó una visita este 24 de diciembre, posterior a esto se tomó la medida de cerrar el establecimiento, esto implica que el sacrificio de animales que se hacía en este municipio tenga que realizarse en Cereté o en Montería.

A pesar del acompañamiento que hizo el Invima para que la planta de beneficio animal cumpliera con los requisitos sanitarios, al parecer, no hubo voluntad por parte del municipio de Lorica. Ahora las autoridades tendrían que lidiar con otro problema que afectaría directamente la salud de los loriqueros: el sacrificio clandestino.

Sin duda alguna, otra de las graves consecuencias que surge a partir de la negligencia en dichos procesos cuya responsabilidad recaía directamente sobre la administración municipal, radica que esa planta de sacrificio era a nivel regional, es decir, debía de abastecer a los municipios de Lorica, San Antero, Purísima, Moñitos, San Bernardo del Viento y Momil.

Por lo anterior, los comerciantes del sector han mostrado preocupación ante esta situación y califican la actitud de la alcaldesa como”folclórica”y “negligente” ya que poco fue lo que hizo para darle solución a este problema que hoy tiene en jaque el desarrollo del gremio en ese sector.

Fuente