Noticias

Desesperados por putrefactos olores, comunidad exige a la Alcaldía cierre de un criadero de cerdos en San Pelayo

La problemática de los olores nauseabundos que emana un criadero de cerdos en el corregimiento de Puerto Nuevo, en San Pelayo, continúa empeorando cada vez más, es por eso que miembros de la comunidad afectada se trasladaron hasta las instalaciones de la Alcaldía municipal, en cabeza de la alcaldesa, María Alejandra Forero, para exigir el cierre del negocio.

Cabe resaltar, que a causa de los fuertes olores que produce este chiquero, la población ha denunciado que se han presentado algunas enfermedades tales como: gastrointestinales, brotes en la piel y dificultad en la respiración. Los más afectados son los niños y adultos mayores.

Por otra parte, habitantes del sector señalan que el negocio de porcinos no tiene los requisitos necesarios para su operación y no entienden porqué la Alcaldía municipal, no ha tomado las medidas necesarias frente a ese caso que deteriora la salud de los pelayeros que residen en el sector.

“Estamos en Alcaldía de San Pelayo pidiendo el cierre del sitio, porque no tiene ninguna clase de documentación ni siquiera Cámara de Comercio”, señaló la denunciante, quien agregó que su padre nuevamente volvió a enfermar a causa de los putrefactos olores.

Le puede interesar: Habitantes de Puerto Nuevo, San Pelayo, no aguantan los olores putrefactos de un criadero de cerdos y exigen pronta solución.

Este medio se comunicó con el abogado que se encuentra manejando el caso y manifestó que el criadero de cerdos no está cumpliendo con los requisitos por tal razón exigen el cierre temporal para así adelantar un Derecho de Petición y una Tutela para el cierre total de ese negocio que pone en jaque la salud de los habitantes del corregimiento Puerto Nuevo.

Por otra parte, indicó que el decreto 2257 de 1986 controla esta clase de actividad y prohíbe la cría de estos animales en sitios urbanos, es  por eso que no se explica cómo la Alcaldía insiste en dar permiso para que este sitio siga operando “además esta actividad contamina el ambiente tanto en el aire como en la tierra”, señaló.

En tal sentido calificó de ineficiente la gestión por parte de la Secretaría de Salud y de la Inspección de Policía, entidades que según la comunidad han realizado visitas pero no actúan ni toman las medidas pertinentes por lo que las enfermedades siguen proliferándose.

“Esto es un grave problema de Salud Pública, son alrededor de 200 personas las que se están viendo afectadas por estos chiqueros, el dueño persiste a pesar de la problemática. Sigue metiendo animales estamos hablando de 200 animales, tiene cría cerdos, de aves y pollos” aseveró el profesional del derecho.

En este orden de ideas, la comunidad sigue padeciendo las graves consecuencias que genera este criadero de cerdos lugar que al parecer no llena los requisitos para su operación, pues de acuerdo con los habitantes no cuentan con la aprobación de la CVS, tampoco con la aprobación de la Secretaría de Salud, uso de suelo, RUT o certificado de Cámara de Comercio.

“La Alcaldía Municipal de San Pelayo se hace la de la vista gorda con esta situación por lo pronto exigimos el cierre por la carencia de estos documentos y posterior se va a exigir el cierre definitivo, porque no debe estar en ese sector ya que en su alrededores hay niños, ancianos y comunidad en general la cual se está enfermando de problemas gastrointestinales y problemas de la piel”.

Fuente