Sin categoría

“Yo fui el que denunció”: Edwin Besaile se defiende de acusaciones sobre el cartel de la hemofilia

El suspendido gobernador de Córdoba acusó a Alejandro Lyons y añadió que nunca autorizó esos servicios.

Edwin Besaile podría ir a la cárcel en dos semanas por presuntamente haber liderado el cartel de enfermos de la hemofilia en Córdoba. Un entramado que niega con este argumento.

“Para nada, algo que no sabe el país es que yo fui el que denuncié cuando nos enteramos del pago de esa cuenta por los hallazgos que nos dijo la Contraloría en su momento”, señaló el político.

Besaile se refiere a la cuenta por mil quinientos millones de pesos que su gobernación le pagó a la IPS San José por quince pacientes que ni siquiera tenían la enfermedad.

“Esa es una cuenta que viene de la administración pasada, que el servicio supuestamente se prestó en el año 2015 y que quedó en cuenta por pagar para esta administración. Nosotros nunca autorizamos ese servicio tampoco”, añadió Besaile Fayad.

La Fiscalía habla de un plan criminal que saqueó a Córdoba, de una corrupción que mutó de gobernación a gobernación. Pero Besaile niega ser aliado de su antecesor, Alejandro Lyons.

“Yo volví a ver a ese personaje dos o tres meses antes de aspirar a la Gobernación de Córdoba. No he tenido nunca una relación estrecha con él, nunca hemos sido amigos, solo conocidos”, indicó.

Y dice que el llamado que hoy le hace la justicia precisamente se debe a una retaliación de la que Lyons es responsable.

“Miente Alejandro Lyons. Es un hombre mentiroso. Un buen hombre acepta lo que hace. Si él se equivocó que lo reconozca. Dios también les da el perdón a los pecadores”, añadió.

Edwin Besaile también reveló un hecho que indaga la Fiscalía. Las presuntas amenazas que desde Estados Unidos estaría haciendo Lyons a políticos cordobeses para no salpicarlos en hechos corruptos.

“He escuchado algunos alcaldes contándome que han recibido amenazas en su momento. Han ido a mi despacho a colocarme la queja. Son aproximadamente entre seis y siete alcaldes”, explicó.

Pero la Fiscalía también tiene preguntas sobre la relación de Besaile con Rubén Darío Guerra, el gerente de la IPS beneficiada. Una relación que también niega.

“No, no. Lo conocí en campaña política, no he sido amigo personal de él. Conocido, como se conocen todos en el departamento de Córdoba”, argumenta.

Incluso dice estar sorprendido por la suspensión de la Procuraduría.

“Nosotros habíamos hecho una petición ante la Procuraduría para declararme impedido y me aceptaron y por los mismos hechos fui suspendido. No sé, eso me dejó ‘plop’ en su momento”.

Y afirma que puede probar su inocencia.

“Que no tengo nada que ver, que no pertenezco a ese cartel, que me escuchen en interrogatorio y después, si ellos creen conveniente, la imputación de cargos también la acepto”.

Lo cierto por ahora es que el 6 de febrero está programada la audiencia en la que se le imputarán cargos por concierto para delinquir y peculado.

Fuente: Noticias Caracol