Noticias

«Me preguntaban si cobraba por hacerme fotos con los niños»

Después de nueve años dándole vida a la mascota del Córdoba CF Koki, Francisco Carmona cierra su etapa como animador especial en El Arcángel.

–¿Cómo ha vivido estos nueve años dándole vida a Koki?

–Además que han sido casi exactos, pues empecé un 12 de diciembre y acabe un día 10. Han sido nuevos años en los que he vivido una experiencia única. Ahora más aún que recientemente falleció mi abuelo. Cuando yo empecé a ir al estadio iba con mi abuelo y ahí se forjó mi afición por el Córdoba.

–¿Tengo entendido que usted es profesor?

–Sí. Soy profesor de educación infantil y lengua extranjera (inglés) en el colegio Compañía de María de Puente Genil. También empecé aquí hace nueve años, a la par que lo de Koki.

<b>–¿Cómo decidió darle vida a ‘Koki’?

</b>–Mi abuelo me llevaba a ver entrenamientos. Yo no era muy aficionado al fútbol, pero me llevó también con un primo a ver un entrenamiento. Cuando a los abonados de fondo sur nos reubicaron en preferencia, yo estaba sentado en la parte alta y me sentía muy lejos del césped, sentía que los jugadores no me escuchaban. Cuando era pequeño recuerdo que había una mascota (no recuerdo su nombre) y pensaba por qué ahora no se puede tener otra. Se me ocurrió la idea y podría animarlo desde más cerca. Unos meses después, una marca de cerveza creó un calendario de los sueños, donde los socios reflejaban en cada mes su deseo y yo puse ser la mascota del Córdoba. Desde ahí, empecé para algunos partidos, precisamente empecé contra el Rayo. Fue cuajando la idea, cada vez iban más niños al campo y te entretienes más. Y al final he pasado nueve años en El Arcángel.

<b>–¿Con los niños habrá vivido muchas experiencias?

</b>–Cada partido era una anécdota. Algunos me querían dar de comer, me daban patatas, bocadillos; otros padres me preguntaban cuánto cobraba por hacerme fotos con niños. He visto jugadores de talla mundial, como Cristiano y Messi, que por cierto me preguntó si hacía mucha calor ahí dentro. Pude tener una conversación normal con muchos de ellos.

<b>–‘Koki’ ha sido la única mascota sancionada.

</b>–Fue en un partido que nos jugamos la salvación con Las Palmas. No me di cuenta y cuando quise reaccionar, el árbitro ya lo puso en el acta y nos sancionaron.

<b>–¿Por qué decidió dejarlo?

</b>–Cuando comencé tenía un poco más de tiempo libre. Y ahora sólo podía estar en el campo antes del encuentro y durante el descanso, según el club y la LFP.

DIARIOCORDOBA