Noticias

Gual advierte de que las fusiones transfronterizas son “muy complicadas”

El presidente de CaixaBank, Jordi Gual, ha considerado este martes que las grandes fusiones transfronterizas, por las que han mostrado gran interés las autoridades europeas, se enfrentan a “enormes dificultades” políticas que es necesario solucionar. Gual ha dicho en Fráncfort, tras intervenir en el segundo foro sobre supervisión bancaria organizado por el Banco Central Europeo (BCE), que CaixaBank vivió esas dificultades en el caso del Banco Portugués de Inversión (BPI).

“No ha sido sencillo comprar el BPI y hasta que no tengamos un sistema de resolución más armonizado, un sistema de seguro de depósitos, un activo de riesgo común para todo Europa, las grandes operaciones transfronterizas bancarias no van a llegar y no creo que sea bueno que llegasen porque no tenemos todavía un mercado integrado como es el norteamericano”, ha precisado Gual.

Ha añadido que en EEUU “hay bancos que están en todo Europa porque es un solo país políticamente y en la zona del euro somos 19 países. Sacar todas estas barreras que tienen fundamento político va a costar tiempo y, además, es bueno que se diga a la población que la decisión es política”. El presidente de CaixaBank ha señalado también que “no se puede hacer una decisión técnica” las fusiones transfronterizas de los bancos.

Demasiadas decisiones técnicas
“En Europa hemos avanzado mucho con decisiones técnicas y a la población no le parece bien porque no lo han votado. Estas barreras a la integración tienen que sacarse con acuerdos políticos entre los jefes de Estado”, ha dicho Gual. “Las fusiones dentro de los países son también una forma de reducir el exceso de capacidades que tiene el sistema, que es algo que el BCE ha dicho varias veces, que hay demasiadas entidades, demasiadas oficinas”, ha destacado. Aunque el presidente de CaixaBank no tiene tan claro que haya tanto exceso, pero sí que “los solapamientos son más altos dentro de los países”.

“España ya ha hecho un gran esfuerzo de reducción de capacidad de cerca del 35% o el 40 %. En cambio, no ha ocurrido lo mismo en Portugal y en Italia”, según Gual. Respecto a Alemania ha dicho que “hay un sistema muy peculiar, con las cajas de ahorro y muchos bancos públicos, que no se rigen normalmente por los mismos criterios y cuesta más evaluar el exceso de capacidad”.

DIARIOCORDOBA